Reputación online

Quizá usted sea de los miles de personas que se pregunten ¿qué es eso de la reputación online? A simple vista podría parecer que tener muchos “followers” o “me gustas” indican una buena reputación. Nada más lejos de la realidad. Empecemos por algunos datos estadísticos. En España, aproximadamente el 50% de la población es consumidora habitual del contenido en Internet. El 82% de este consumo va enfocado a bienes y servicios. Un ejemplo claro es consultar las reseñas de los clientes en un hotel o restaurante. El público puede hacerse una idea de nosotros, simplemente indagando y sin conocernos en persona. Es aquí donde cobra especial importancia la reputacion online.

Otro dato: imaginemos que estamos en paro y en búsqueda activa de empleo. Bueno, puede que le interese saber que el 30% de empresas en España buscan y comparan la imagen pública de los candidatos en la red. Esto quiere decir que eso de que las empresas miran tu perfil en las redes sociales no es un mito, está pasando. Aunque tengamos el perfil muy bien bloqueado, hay que tener en cuenta nuestro círculo de amigos, que a su vez tendrán otro círculos de amigos, por lo que el alcance de nuestras publicaciones puede ser mayor de lo que tenemos en mente.

Sabemos que la era digital es efímera. El bombardeo de noticias es constante y la información a nuestro alcance es tal que, en muchas ocasiones, satura y produce rechazo. Los contenidos se producen cada vez más rápido y en mayor cantida, relegando al olvido lo de ayer. Sin embargo, la reputación sigue asemejándose a la “era analógica”. Desde la antigüedad a los tiempos más recientes, aquellos con una mancha importante en su historial han sido marcados, primero con distintivos y más tarde en los medios de comunicación. En Internet nos pasa lo mismo y gracias a los motores de búsqueda, cookies y almacenamientos en caché nuestro pasado nos puede perseguir hasta cuando lo creíamos olvidado.

También existen ciertas webs y sitios online con más “autoridad” que otros. Es decir, una crítica negativa en TripAdvisor puede contar más que una positiva en la propia web del hotel al que tenemos pensado ir. Una buena posición en Google, puede contar más lo que nos hayan dicho sobre cierto tema por lo que tener una buena reputación online mejorará los resultados de búsqueda de su perfil en Internet. Así las malas críticas, la información falsa (o la propia falta de información) o hechos desagradables en el pasado pueden influir en que sea invisible o no deseado en la red.

En resumen, conseguir y mantener una buena reputación online es un trabajo costoso pero posible. Aquella frase que siempre escucharon de “hacer frases positivas en lugar de negativas” se puede aplicar a este campo. Esforcémonos por construir una buena imagen, en lugar de tener que arreglar una mala. Para ello mantendremos los privado dentro de nuestra esfera privada, pensaremos antes de publicar algo que nos pueda perjudicar o antes de participar en una discusión que no nos aporte nada positivo.